Incertidumbres de sostenibilidad en la producción de alimentos señaladas por la FAO son atenuadas con la biotecnología en Paraguay

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en su informe denominado “El futuro de la alimentación y la agricultura: Vías alternativas hacia el 2050” describe incertidumbres de la sostenibilidad en la producción de alimentos. Estas se centran en distintos factores, como el crecimiento de la población, las elecciones sobre nuestra ingesta nutritiva, los avances tecnológicos, la distribución de ingresos, el estado de los recursos naturales, el cambio climático, entre otras.

El informe indica que un futuro más sostenible es posible, sin embargo, para dejar atrás el escenario de continuidad todas las sociedades deberán renovar los activos que utilizan para producir bienes y servicios, o las reservas de capital, buscar nuevas soluciones, y aplicar tecnologías innovadoras, enmarcadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de modo a que la sostenibilidad ambiental y la seguridad alimentaria vayan de la mano.

La FAO destacó como la “Necesidad de abordar la escasez y menor calidad de la tierra y los recursos hídricos de forma sostenible” describe la necesidad de la intensificación agrícola para disminuir la expansión de la demanda de tierra para la producción; evitar la degradación del suelo, mediante la rehabilitación de las mismas y equilibrar el rendimiento agrícola con la sostenibilidad.

Por otra parte, también el informe destaca la necesidad de “Abordar el nexo entre cambio climático, sectores agrícolas y medios de subsistencia”, establece que los impactos del cambio climático van mucho más allá del rendimiento de los cultivos y en el mismo punto destaca que los sectores agrícolas deben adaptarse al cambio climático y producir alimentos suficientes para todos con menos emisiones de Gases de Efecto de Invernadero (GEI), respetando al medio ambiente.

Sin embargo, también puntualiza que los esfuerzos en los sectores agrícolas no son suficientes ya que la economía en su conjunto debe reducir drásticamente las emisiones de GEI.

“Aunque los sectores agrícolas tienen enorme potencial para contribuir en la mitigación general del cambio climático a través de mejores prácticas como la conservación de los suelos, el aumento de la eficiencia en la ganadería, la forestación y reforestación, la agricultura por sí sola no es suficiente. El aumento de la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de GEI por unidad de energía deben producirse en la economía en su conjunto”, destacó parte del informe.

En ese sentido los cultivos transgénicos pueden contribuir a abordar los desafíos identificados por la FAO. En Paraguay se viene avanzando en la adopción de cultivos biotecnológicos como una herramienta más para mejorar la sostenibilidad de la agricultura, acompañado de la búsqueda constante de tecnología para el manejo de los cultivos.

Las incertidumbres mencionadas por la FAO son atendidas por el sector agrícola en Paraguay en la búsqueda de una agricultura más sustentable, bajo la consigna de producir más en la misma área, utiliza cultivos biotecnológicos, aplica buenas prácticas agrícolas como la rotación de cultivos, la permanente cobertura del suelo, el uso de abonos verdes y el manejo integrado de plagas, entre otros.

Según el último informe del PG Economics Ltd. el uso de la biotecnología en la agricultura está permitiendo el mejor aprovechamiento del área cultivada, imprimiendo sustentabilidad integral en el proceso productivo. Los beneficios de la adopción de cultivos genéticamente modificados en el mundo son:

  • El Incremento en la Productividad de los Cultivos, USS 225.000 millones de ganancia para los agricultores por cultivos GM desde 1996 al 2018.
  • Cuidado del Medio Ambiente con la reducción del uso de herbicidas e insecticidas en un 8,6% desde 1996 al 2018.
  • Conservación de la Biodiversidad, con la preservación de 183 millones de hectáreas de ser cultivadas; Reducción de las Emisiones de CO2, equivalente a sacar de circulación 15,3 millones de autos por un año.
  • Mejores Condiciones para la comunidad, contribuyendo a mejorar la vida de 17 millones de agricultores y su entorno, beneficiando a más de 65 millones de personas en todo el mundo.

Paraguay

En Paraguay fueron sembradas en el 2019, 4.1 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos de soja, maíz y algodón, quedando en el puesto número 6 en el mundo en la adopción de biotecnología según el informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por sus siglas en inglés). Cabe destacar que actualmente existen alrededor de un millón de hectáreas de soja y maíz que están en manos de pequeños productores de menos de 20 hectáreas.

Desde el Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) se viene trabajando en el programa de Agricultura Sustentable con Biotecnología, con productores seleccionados en puntos estratégicos del país, a quienes con la metodología “aprender haciendo” se les acompaña en la adopción de las buenas prácticas agrícolas, utilizando cultivos biotecnológicos, el sistema de rotación de cultivos con abonos verdes, quienes son ejemplos para sus comunidades de como desarrollar cultivos sustentables.

Fuente: FAO e ISAAA


Sobre INBIO

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) es una asociación civil sin fines de lucro, que tiene el propósito de promover un adecuado acceso al país de los productos derivados de la biotecnología agropecuaria y la incorporación ordenada de los mismos a la producción nacional, así como promoción y desarrollo de la investigación de biotecnología nacional.

Contacto de Prensa
Jorge Cohler
Comunicación INBIO
(+595) 981 239 962
Avda. Brasilia 939 c/ Ciancio – Asunción



Compartí esta noticia