Mujeres en el campo: administradoras del desarrollo familiar

La mujer en el campo va tomando un rol protagónico, donde además de administradora del hogar son productora, compañera y apoyo en el proceso productivo, a su vez son las que incentivan de que cientos de productores sigan apostando a desarrollar el suelo en donde se cultiva el alimento y sustento familiar, por lo que son partícipes del desarrollo del sector agrícola.

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) cuenta con 12 cooperadores, que son productores con menos de 20 hectáreas y a través de los mismos se puede observar ese rol protagónico de las mujeres en el campo, quienes gerencian la mini empresa que se genera con la actividad agropecuaria, tanto en los cultivos de consumo como también el cuidado de los animales que acompañan la actividad del campo.

Los productores, cooperadores del INBIO tienen un principio fundamental que se sostiene en la producción de alimentos para el auto consumo y renta de modo a tener cada vez menor necesidad de comprar productos y a la vez generar mejores ingresos para poder seguir creciendo tanto en extensión de tierras a cultivar, como mejorar la condición de vida de sus familias, pudiendo invertir en la educación de sus hijos y satisfacer otras necesidades.

Las esposas, junto con la familia de nuestros cooperadores son el ejemplo que, mediante la agricultura con conocimiento y tecnología en parcelas pequeñas, también se puede salir adelante, mediante la buena administración de todo lo que compone el hogar.

Ninfa Saucedo, esposa de nuestro cooperador Raúl Ruíz Díaz es productora de semillas de abonos verdes y cultiva hortalizas para el autoconsumo, además de apoyar a su marido en la tarea de concienciar a sus vecinos sobre la importancia de la las buenas prácticas en la agricultura para desarrollar un cultivo sustentable.

Lorenza Cáceres, esposa de nuestro cooperador Trifón Ruíz Días, recordó que fue la impulsora de seguir trabajando en el campo y no emigrar a la ciudad a vender chipas como pretendía su marido. Recordó que Trifón estaba muy molesto con su campo porque no le producía lo que necesitaban para sobrevivir, pero decidieron quedarse y luego llegó el apoyo técnico. Lorenza también es líder de un grupo de productoras de la zona.

Rosalina Román de Fariña, relató que ella sabe que no se pueden limitar a esperar que termine el ciclo de la producción, por lo que se encarga de alimentar a los animales y procesar productos derivados de los mismos que son una alternativa a la agricultura. Recordó que con cada cosecha tiene el alimento para sus animales y eso les brinda a su vez el alimento diario a toda la familia, administrando los granos y forrajes. “Yo busco también tener mis ingresos con los animales para ayudarle a Ruben en la casa”, detalló.

Por su parte, Gloria Escobar de Vallejo explicó que, si bien actualmente se encarga de toda la administración de la casa y venta de productos derivados de los animales y hortalizas que tienen, en algún momento también le ayudó a su marido, Abelino Vallejos en la siembra especialmente de mandioca y hortalizas de modo a sacar adelante a sus hijos. En el campo también tienen la ayuda de la nieta de Abelino y Gloria, ella es la estudiante de agronomía Lisved Vallejos Cano, que les ayuda tanto en la agricultura como en la cría y engorde de animales.

Además, la hija de nuestro cooperador Dinionisio Páez, la pequeña Romina Páez indicó que hoy ella se encarga de la alimentación de los animales que tienen en la finca y tiene el objetivo de llegar a ser ingeniera agrónoma y así ser parte del desarrollo familiar que se viene dando con la adopción de tecnología en los cultivos.

Como todas ellas, hay miles de mujeres que son el sostén de las familias del campo apoyando al desarrollo del sector, mediante la administración de lo necesario para seguir adelante otra zafra más. Existen muchos casos de mujeres que impulsaron a sus maridos a seguir apostando a desarrollar la producción en las parcelas que poseen y no seguir alquilándolas a otra persona o venderla por un mal año agrícola.


Sobre INBIO

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) es una asociación civil sin fines de lucro, que tiene el propósito de promover un adecuado acceso al país de los productos derivados de la biotecnología agropecuaria y la incorporación ordenada de los mismos a la producción nacional, así como promoción y desarrollo de la investigación de biotecnología nacional.

Contacto de Prensa
Jorge Cohler
Comunicación INBIO
(+595) 981 239 962
Avda. Brasilia 939 c/ Ciancio – Asunción



Compartí esta noticia