Propiedad intelectual, incentivo a la inversión en innovación y desarrollo (I+D)

La innovación es indispensable para atender los desafíos que enfrenta la agricultura: obtener variedades más rendidoras, más sanas, más tolerantes al cambio climático que aseguren una cosecha exitosa. Uno de los incentivos para impulsar la inversión en innovación y desarrollo que generen nuevas tecnologías, es la protección a la propiedad intelectual.

«La semilla es el vehículo a través del cual las tecnologías llegan a manos del productor, a veces en una semilla se tiene más de una tecnología, generando diferentes tipos de propiedad intelectual sobre la misma, así por ejemplo el derecho de obtentor que está relacionado al germoplasma y patente que está relacionado a los eventos», explica la Ing. Estela Ojeda, gerente del Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO), co-obtentor de las variedades Sojapar, junto al Instituto de Tecnología Agraria (IPTA).

¿Por qué decimos que incentivan el desarrollo de un producto o nuevas investigaciones? «Si un nuevo invento fuera total y libremente apropiable, o si existiesen derechos comunes sobre éste, los incentivos para su desarrollo desaparecerían. Por el contrario, si se otorgase cierto grado de derecho de propiedad a sus inventores, estas ideas se generarían más rápidamente, porque aumentaría el incentivo a producirlas», explica claramente el texto publicado por la Universidad Austral sobre la Innovación y propiedad intelectual en mejoramiento vegetal y biotecnología agrícola.

Recientemente un diario local se hizo eco de un informe donde Paraguay se ubica entre los países menos innovadores de la región. «Según los resultados del Índice Mundial de Innovación 2020, elaborado cada año por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Paraguay se encuentra en la séptima posición de las economías más innovadoras de América Latina y 97 entre 131 naciones y sufrió un retroceso en comparación a su posición en el 2019», señala el artículo donde un experto afirma que “se deben aplicar políticas para beneficiar la investigación y el desarrollo tecnológico en Paraguay”, para mejorar su posicionamiento.

En la jornada de capacitación virtual sobre «Criterios de Examinación de Invenciones Biotecnológicas aplicadas a la agroindustria» organizadas por la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (DINAPI) y la Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes (CAFYF), destacaron que «la propiedad intelectual e industrial tiene un rol fundamental para reconocer y proteger los novedosos desarrollos tecnológicos para que la sociedad pueda acceder y beneficiarse de ellos».

En Paraguay, la propiedad intelectual está regida por convenios internacionales y por leyes nacionales, por lo que es fundamental que se mantenga siempre dentro de estos regímenes para no desalentar a potenciales inversionistas, ni atentar contra nuevos desarrollos tecnológicos que beneficien a la economía del país. Para finalizar destacamos que la utilización de semillas que provienen de un sistema de producción de semilla certificada y/o fiscalizada, es el mecanismo a través de los cuales se reconocen la propiedad intelectual, incentivando la innovación y desarrollo en la agricultura.



Compartí esta noticia